domingo, 11 de mayo de 2008

¡Salsa!


Vamos a la Habana mujer. Baila conmigo que traigo candela. Sácale brillo a la pista, pues esta noche me voy a dejar el alma en el dancing rrrrriiiiiiaaaaa...
.
.

Y que suene la trompeta y el bongó, rico mamita que sude que sude; porque el que no suda no baila. Ven, ven conmigo que está caliente el ambiente, y muévete muévete ya. !Sabroso¡


.
.

Ven baby dejate llevar. Me come, me come la salsa que es la libertad. No tengas miedo negrita mía, no tengas miedo que tienes esa piel que mata, esa piel color de pimienta y canela, ven y ponle sazón a mi locura, dale sabor a mi pasión.


.
.

No me digas que no, tú ven aquí conmigo y déjate llevar, y cántame este son, muérdeme con esos labios picantes, labios de salsa, de mojito, de caña de azúcar, de Ron.
.
.

Rico mamita muévete rico, que la noche es mulata; el cielo negro como el africano y la luna blanca como el español.


.


.


.

5 comentarios:

algas y protistas dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Gatita Cósmica dijo...

yo sí voy!

Nosotras mismas dijo...

Hola,

anímate a seguir la historia. Tod@s te estamos esperando.

Besos.

Cíclopa dijo...

Uh Salsa que sabroso, mueva, mueva las caderas.

Saludos, hace mucho que no se sabe de usted.

Lan dijo...

Segun mi experiencia, la mejor forma de conocer a alguien, es bailando.