miércoles, 21 de marzo de 2007

Spring factor.


A que cosas estas de la primavera, llega cada año, unos la esperan con animo, a otros les da igual; pero eso si, no pasa desapercibida, yo hasta tengo mi propia tesis sobre lo que me gusta llamar el “efecto primavera” (la cual como es un tema complejo lo dejaré para este fin de semana).

Pero… ¿qué es la primavera? Dicen los que dicen que saben, que es una estación del año: calurosa (de calentura) y propicia para la vida (claro que es propicia para la vida, con tantas feromonas en el ambiente los sistemas reproductivos se activan fácilmente), pero esto no basta, hay que también analizar los fenómenos meteorológico; si ya saben eso de que el sol y el equinoccio y los fenómenos solares y el efecto invernadero, todos esos tecnicismos, y también tenemos los fenómenos astrológico, si astrológicos lo dije bien; llenarnos de energía en Teotihuacan o en Chichón Itza, donde el dios Quetzalcoatl y Cuculcan dependiendo si es uno Tenochca o Mayaton (digo Maya), baja por la escalinata a infundirnos buenas vibras y sabiduría milenaria. Bueno el caso es que eso pues por un lado esta muy chido, la verdad soy fan de las culturas prehispánicas y de sus tradiciones (y sobre todo de sus riquezas culinarias), pero también hay gente muy traumada, y es que con esto de la onda New Age ya uno no sabe para donde tirarle sin desprestigiarse. Retomando unas palabras de Vasconzelos “somos una raza cósmica” y creo que por ahí va esa onda de tirarle al chamanismo y a las plantitas psicotrópicas (hongos, peyote, marihuana). Pero apoco no esta bien chingón ser Mexicano y vivir nuestras tradiciones primaverales con nuestras pirámides ancestrales y nuestras creencias pacionales por la naturaleza, eso, es algo que no te encuentras en otra parte del mundo: rituales, ofrendas, negocios ilegales…

Entonces que venga la primavera que aquí la espero, con esta ansia anual, con esta idolatría por Quetzalcoatl, con esta emoción que me llena, que me hace sonreír. Independientemente de las energías y buenas vibras, a mi la primavera me encanta (no es mi estación favorita del año, sinceramente prefiero el Otoño) tiene esa jovialidad, esos colores, esas feromonas que no hay en cualquier otra estación en cualquier otro país. Si México tuviera que ser una estación del año, seguro seria primavera (por eso los gringos vienen cada año a vivir al limite a las playas mexicanas, y nosotros los recibimos con los brazos abiertos).





PD: Que chingonas son las Jacarandas, y en esta época del año donde las banquetas se vuelven moradas con las flores que caen de sus copas… árboles morados quien se lo iba a imaginar.

5 comentarios:

Jaime Alberto Tovar dijo...

jajajajaja me sentí en clase de cultura en méxico caray

snakearian dijo...

que preciosura de paisaje i clima describes, tanto que me produce envidia. yo vivo en la costa, pero junto al desierto, asi que no puedo apreciar cada dia lo que describes...
tienes la suerte de vivir en un tierra privilegiada...
saludos

Liz dijo...

Las jacarandas son engaños! No sé si son árboles o son lluvia, lluvia de flores moradas que no sé si son flores o son voces, color de risa que no sé si celebra o se burla, son tapiz de sueños... embarrados en las banquetas! Son mentiras, mentiras dulces!

--Staurofila-- dijo...

Jjajaja excelente entrada! ME dió mucha risa cómo la comenzaste... pero me gustó, y mucho!
Salud por la llegada de la primavera! jaja

Anónimo dijo...

calor, brisa, humedad...

ojos, boca, cuerpo...

eso me inspira la primavera.

ViShOu