miércoles, 17 de enero de 2007

Confieso que me he vendido...

Soy comerciante, compro vidas, vendo sueños; chachareo en la multiplicidad de lo cotidiano.

Y usted ¿Cuánto cuesta? Le doy $15, ya si quiere verse muy mercenario, $3.5 por su ojo derecho; o… ¿qué tal un dedo meñique? El de la mano izquierda, ese ni siquiera lo ocupa.

Pásele marchante. Yo vendo de todo. No me diga que no tiene tiempo, no se preocupe yo se lo vendo; el tiempo es relativo, su valor depende si trae usted un Rolex o un Casio.

Todo en el mundo se compra todo se vende.

¿Cuánto vale el amor? Lo que un boleto de autobús; pero ni se busque en la cartera, a usted no le alcanza para comprar amor. No se desilusione mi amigo, aquí tengo algo perfecto para usted. “Soledad” mucho mas barata, ¿qué le parece? ¡Una perfecta acompañante! Tan solo $50 ¡Una ganga! Además está casi nueva, se la compre a un indigente hace dos días.

Y usted abuelo ¿qué busca? ¿Cuánto vale la vida? Para usted… $3 con descuento incluido, tome esta que esta fresca, la obtuve de un adolescente que se suicido en el metro hace unas horas; y ya con tanta vida, no la desperdicie usted como su último propietario. ¿Por qué no se compra una mujer? Es mas; le regalo a mi suegra, cortesía de la casa.

Y usted ¿Qué busca? ¿Fama? ¿Buena fama o mala fama? No se quede atrás, hoy en dia todo mundo tiene una y yo tengo mucha; tanta que hasta la vendo por mayoreo.

¿La muerte? Esa vale $2 no se que tan bien salga la verdad yo nunca la he probado y quien lo ha hecho nunca ha vuelto para contarme como es. Llévese una de una buena vez, créame no es un gasto inútil, todos la utilizaremos algún día, cómprela ahora que puede y no sufra después por no tenerla a la mano. Me contaron de un tipo al que le salió defectuosa y regreso al tercer día a contarles a sus doce cuates, bueno mas bien once, resulta que el doceavo era un colega mío (de oficio) quien también gustaba del negocio de la compra y venta de vidas, lo último que supe de el es que compro una muerte de muy buena calidad marca “suicidio”

Pásele güera llévese un marido que se ve que le hace falta.

¿Quién compra dinero? Tengo un billete de $50 y lo vendo en $100. ¿Por qué tan caro? El dinero, aunque no vale nada; es un artículo de lujo.

¿Me quiere usted vender su alma? Lo siento, no hago ese tipo de transacciones. Yo se que dije que lo compraba todo y que lo vendía todo, pero por favor seamos mas materialistas y menos religiosos, los objetos incorpóreos no son para mi. Si quiere le puedo dar el teléfono de alguien que gusta de coleccionar esas mercancías. Marque tres veces el numero seis, seguro consigue una buena oferta.

¿Quiere venderme su dignidad? No alarde joven, usted no tiene dignidad; y no lo culpo, yo tampoco tengo una; confieso que la he vendido por amor a una mujer.

A ver niño ven para acá. Véndeme tú vida. Te doy… tres canicas, dos corcholatas y un chocolate.

¿Libertad? No hay nada mas caro que la libertad, que aunque todos tenemos derecho a tener una, muy pocos son propietarios.

¿Y la felicidad? La felicidad es muy barata pero la tristeza es gratis…





¡Si señores. Si marchantes. Acérquese. Yo lo vendo todo… yo lo compro todo…!









Y tu ¿cuánto vales?








Para ventas, reembolsos y facturación deje un comentario…

23 comentarios:

Jaime Alberto Tovar dijo...

Solo hay algo que usted no me puede vender y eso es... esperanza

Limonada 24 dijo...

Y cuanto o que te dieron a cambio?

Entonces tal vez haga yo tambien una oferta.

Un beso.

Anónimo dijo...

olallo rubio?

Juan Cruz dijo...

Deme dos.

Gatita Cósmica dijo...

¿al trueque no le entras? te cambio mi vida por una nueva.

Roberto Rivadeneyra dijo...

¿Cuánto vale la racionalidad? ¿Cuánto la voluntad y cuánto las pasiones? Si me las llevo en paquete ¿me hace algún descuento?

Anónimo dijo...

Te vendo mi silencio a cambio de tu honestidad; te vendo mi sonrisa a cambio de tus ojos; te vendo mi rostro a cambio de tu máscara.

Paranoid Android dijo...

Otro que se trauma con el Olallo...

Goldenlink dijo...

Jaime: lo único que no puede comprarse en esta vida es la ezperanza. Pero descuida amigo mio, de esta todos tenemos aunque sea un poco.

Anonimo: olallo rubio? nop jesus eduardo.

Roberto Rivadeneyra:si se las lleva en paquete las pasiones anulan la voluntad y la racionalidad se pierde...

Anonimo2:podemos negociar se me dices tu nombre...

Pornoid: no wey, esto no tiene nada que ver con olallon tal vez un poco con xavier velazco, o con activismo, pero no con olallo.

Limonada:y cuanto o que me dieron a cambio de que?

Gatita Cósmica: tienes 18 años no necesitas una vida nueva, nececitas darle sentido a la que tienes.

juels dijo...

YO cuesto lo que vale otra vida humana. Si no, no hay venta.

Anónimo dijo...

yo busco algo de paz ¿a cuánto y en dónde la puedo encontrar?

alguien quiere comprar un poco de tedio, les vendo lo que quieran, a mi me sobra.

Juan Cruz dijo...

Golden, y como sabes que la vida de Gatita no tiene sentido?

No pecar, no pecar de.

Saludos.

Goldenlink dijo...

cuanto sentido puede tener una vida que desea ser cambiada???

Juan Cruz dijo...

El sentido del cambio, quizás?

snakearian dijo...

interesante blog, cai de casualidad por aqui,te escribo para comentarte que utilice una foto de tu blog para el mio, ya que he escrito algo similar a lo que tu has escrito y no teni imagen para acompañar...

sobre el topic, no compro almas ajenas, no comercio con emociones, no regalo esperanza, no busco rebajas de odios ajenos, la vida continua, aún cuando todo lo que te rodea es miseria

bye

Anónimo dijo...

yo tambien era comerciante, y digo era pork ya no me keda nada para vender, vendi mi vida y mi amor, ahola lo único k me sobra son sueños, pero esos nadie los kiere ni regalados pork no se cumplen...

ViShOu

Anónimo dijo...

te vendo un nombre a cambio del tuyo.

Anónimo2

Goldenlink dijo...

eso no seria venta, seria intercambio, pero primero dime como te llamas...

Anónimo dijo...

¿Para qué darte algo que tú puedes obtener?

Jaime Alberto Tovar dijo...

Eso puede sonar indecoroso

Elena Pietrini dijo...

Me encantó tu post! :D Está crudo! No porque le falte cocinarse, sino por su excelente sentido de ironía y sarcasmo... Es un mensaje moralizante, el contenido está disfrazado tras palabras indiferentes y vanalidades... creo que es la mejor forma de llegarle a cualquiera, porque para llegarle a uno, primero ha de traspasar su máscara; después llegarle al espinazo.

PD. Tú me debes a Mí el café! :p

Elena Pietrini dijo...

Qué tal el viernes de la próx semana? Sólo que tu casa me queda muy lejos, jeje. Busquemos un punto medio... te parece bien la Ibero? O bueno, ya me dirás.

Namarie.

Alberto Tensai dijo...

Me viene a la mente cierto par de comentarios, de cierto par de personas, que le echaban porras a los mensajitos de celular... jajaja