lunes, 22 de junio de 2009

cuando olvidamos que vivir es tan fácil como andar en bici


Algo que todos sabemos o que creemos que sabemos es que las cosas que parecen insignificantes son las que verdaderamente valen la pena (eso te lo dicen hasta los papelitos que te regalan en el metro), la sencillez siempre viene en paquetes pequeños, pero es suculenta y hay en abundancia. En cambio, últimamente me he dado cuenta, que aquellas cosas que parecen ser las más valiosas, aquellas que creemos no podríamos vivir sin ellas, aquellas que pensamos nos hacen falta, esas no valen tanto como aparentan.


Hay veces que olvidamos vivir ligerito, que queremos más y más creyendo que más allá está lo que buscamos, cuando realmente lo tenemos frente a nosotros sin darnos cuenta o sin querernos dar cuenta, y así, así la vida no es deliciosa, así la vida no es de sabores. Nada es demasiado... nunca es suficiente, si olvidas esto, estás vacio, estás jodido.


Ya, demasiado positivo para mi blog, demasiado cursi hasta para mí, pero sentía ganas de decir algo así, porque... eso es lo que estoy viviendo, después de días completamente tortuosos, recordé que la felicidad es muy barata.
.
.
.

2 comentarios:

Limonada 24 dijo...

Como andar en bici? espero que no... Desde que pude dar una vuelta al parque en bici cuando tenia como 10 años, nunca más volvi a montarme en una... creo que hasta la fecha me da algo de miedo...
Aunque quien sabe.. tal vez andar en bici (como vivir) si sea sencillo y simplemente por miedo es que no lo haga.
Un beso!

Milo Hickman dijo...

Andar en vici no es tan sencillo. Cuesta trabajo aprender, pero una vez que se aprende, nunca se olvida.