sábado, 15 de noviembre de 2008

Siete minutos de extasis


Cuando Ms. de St. Colombe le explica a Marin Marais lo que es la música, le da a entender que la música es aquello con lo cual el hombre atraviesa el umbral de lo posible, aquello que le permite ir más allá de la experiencia física. La música es la herramienta que tiene el ser humano para expresar aquello que no se puede decir sólo con palabras.
.
Le Badinage es un pieza exquisita, una melodía que recorre los sentidos y nos absorbe entre holocaustos metafísicos. Marin Marais nos transporta con su viola de gamba a un universo de sonidos intempestuosos, cada paso de su arco sobre las cuerdas inunda de significados el entorno. La experiencia es indescriptible; el ambiente se impregna de sensaciones indescifrables mientras los tiempos marcan la sutileza de una emoción que florece entre sentimientos sublimes.
.
Las notas fluyen entre el amor, el deseo y la pasión. El artista propone a cada lapso un movimiento que seduce el alma. La pieza fue criticada en su tiempo por lo explícito de su contenido, un himno a la sensualidad que seguramente escribe pensando en Madeleine hija de St. Colombe.
.
Cada que escucho esta melodía mi ser se inunda de sensaciones extremas, siento cosas que no sabía que se podían sentir, llego al límite de la sensibilidad (se que acabo de usar muchísimas veces la palabra sentir, sensación, sensibilidad; pero no encuentro otra forma de expresarme), el corazón me palpita a una velocidad que sofoca, la piel se me eriza, la adrenalina me recorre el cuerpo una, dos, tres veces... Podría escribir toda la noche y ni así lograría expresar lo que estas notas me hacen, por eso lo escribí al principio, "La música es la herramienta que tiene el ser humano para expresar aquello que no se puede decir sólo con palabras".
.
Esta pieza expresa el amor escondido entre las sabanas, la sexualidad pura, la sincera, la verdadera, la real; y las expresa con tal intensidad, que uno se traslada durante siete minutos de éxtasis.

.

.

.


.

.

.

.

.

.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

coincido plenamente sigues siendo predecible ,disculpa que te lo diga ..pero lo tenia guardado.......tienes mucha razon en algo ..la musica dice tantas cosas que no se puede decir con palabras,,,,,,,,solo eso lo unico rescatable
tu:
sigue asi como siempre,,,,,,el mismo de siempre

JE Rivadeneyra dijo...

coincido plenamente sigues siendo predecible ,disculpa que te lo diga ..pero lo tenia guardado.......tienes mucha razon en algo ..la musica dice tantas cosas que no se puede decir con palabras,,,,,,,,solo eso lo unico rescatable
tu:
sigue asi como siempre,,,,,,el mismo de siempre

________________________________

no se si eso sea bueno o malo, pero me tiene, no se si es reclamo o felicitación, pero lo que más me consterna es el anónimato, ya sabes eso de que podría ser cualquiera me intriga.

Liz dijo...

Yo no sé si es predecible. Es verdad que la viola arrastra y hace que retumbe todo el cuerpo, y me gusta la idea de que el arte excede los límites de lo posible. También me gusta que estés de regreso.