martes, 4 de septiembre de 2007

Tarea


Son las 2:15 de la mañana, y esta es la décima vez que

me quedo haciendo tarea hasta esta hora en los últimos 15 días...

.

.

.

como extraño esos días cuando podías entregar un copy-paste

de quince paginas y no tenias ningún problema...

.

.

.

8 comentarios:

Garcín Altoalcázar dijo...

Así es esto. Yo ya no soporto las desveladas. Lo hice durante demasiado tiempo. Pero ya estoy viejo. Verás cómo el cuerpo se venga y te pasa la factura de cada desvelada en dolores de cabeza y migrañas, fatiga crónica, insomnios y desórdenes afectivos.
-Ay, qué Zagal hablé.

Alucard dijo...

Caray, en verdad que en ocasiones se extraña el estampado, o como decía una maestra de español, el "buen fusil". Qué tiempos aquellos, y ahora lo que acontece el párpado caído sobre el libro a las 3 de la mañana.

FÉLIX LOBOS dijo...

Así es la vida... lo que es yo, debiera hacer lo mismo, pero la pereza me lo impide jejeje...

Salud... gracias po la visita.

Marifer dijo...

Caben tres posibilidades:
1. Que haya aumentado el rigor académico
2. Que hayas decidido hacer tareas
3. Todas las anteriores

Me inclino por la tercera

Ciclopa dijo...

Gracias...

Habría que detener el reloj...

Liz dijo...

Después de 4 horas de hacer tarea puedes llegar a pensar que ahí está toda, toda la verdad (jo, te suena?)... para llegar a comprobar que al adjunto(a) del profesor(a) no le gustó.

RED SHOES GIRL dijo...

las desveladas estan gruesas! es horrible!!!, y lo peor es quedarte hasta tarde ya sin pensar, y sin sentido

fotómetro dijo...

Yo extraño cuando hacía tareas...